T de Teresa: El bàcul de santa Teresa, del mantell d’Elies al convent salvat de les bombes

Aquests dies que el bàcul de Teresa de Jesús és notícia perquè encapçala la peregrinació Camino de luz, que recorre llocs de tot el món amb presència del Carmel descalç, a Castell interior hem recuperat un text de Gabriel Beltran en què l’autor explicava la història del bastó tal com l’havia llegida en Joan de Sant Josep (1642-1718), historiador oficial de la província catalana. En resum: es diu que, poques setmanes abans de morir i en no tenir res més per deixar-li, Teresa de Jesús va donar el seu bàcul a Joan de Jesús Roca, de qui aquest any [i.e.  2014] se celebra el quart centenari de la mort (1614). Després d’algunes vicissituds, l’estri va acabar al convent de frares carmelites descalços de Sant Josep de Barcelona, on encara es venerava a principis del XVIII.

De fet, el primer historiador oficial de la província, Segimon de l’Esperit Sant (1642-1706), ja havia dedicat un capítol al bàcul teresià en els seus Monumentos acerca de los sucesos pertenecientes a la provincia de los carmelitas descalzos de Cataluña (BUB, ms. 992, f. [202-202v]). Hi relatava dues guaricions miraculoses –d’un bisbe i una partera– que se li atribuïen i al·legava com a font un pergamí de l’arxiu conventual. Com en altres ocasions, Joan de Sant Josep va reescriure materials en estat brut recollits pel seu col·lega. Per al tema que m’ocupa, ho va fer dues vegades: una en la seva Historia de la provincia de San José de los carmelitas descalzos en el principado de Cataluña (BUB, ms. 990, p. 116-117), passatge copiat per una altra mà, però esmenat per l’autor; l’altra als Annales de los carmelitas descalços de la provincia de San Josef en el principado de Cathaluña, amb colofó datat a Mataró el 8 d’agost de 1707 (BUB, ms. 991, p. 31-32), on, en tractar de les relíquies del convent, es llegeix la versió refosa de la història i els miracles del bàcul que transcric a continuació:

99. Otra muy estimable reliquia es el báculo de la santa. En un pergamino de muy buena letra conserva este convento el testimonio de la joya, en el qual se dize en sustancia que, despidiéndose nuestro venerable padre fray Juan de Jesús Roca de la santa y tomando su bendición, sabiendo la santa no lo avía de ver más en esta vida, por estar muy cerca de su dichosa muerte, de la que se despedía, le dixo: “Tome, padre, é aquí este báculo, que no tengo otra cosa que darle”. Y que, después de algunos años, el venerable padre lo dio al illustríssimo señor don Juan de Moncada, arçobispo de Tarragona, para que lo colocasse entre las muchas reliquias que tenía en su oratorio, como lo hizo. Después su illustríssima lo dio a su hermana doña Lucrecia de Moncada, marquesa de Eriza, y finalmente esta piadosa señora lo dio a este convento de San Joseph de Barcelona, día ocho de abril de 1620, siendo prior el padre fray Bernardo de Jesús María, el qual lo recibió de las manos de dicha señora y persuadió a un devoto que lo guarneciesse de plata, como aora está. Todo esto consta del testimonio. Y es cosa cierta que se lo dio la santa passando por Valladolid a primeros de setiembre del año 1582, hallándose allí el venerable padre haziendo aquella fundación y por primer vicario d’ella, como ya se dixo arriba. Y caminando la santa de Burgos a Ávila, cayendo enferma en Alba, murió allí el octubre immediato, con que le dio el báculo cosa de un mes antes que muriesse. Dexando acreditado al venerable padre por su Eliseo, porque si Elías dio al suyo su melota [i.e. capa o vestit de pell d’ovella], no teniendo otra cosa que darle, quando caminava a su rapto sobre un carro de fuego, en premio de lo bien que le havía ministrado, assí la gran Teresa, caminando al suyo en la carrossa del flamante fuego de su encendíssimo amor, le dio al dichoso Roca su báculo, no teniendo otra cosa que darle, en premio de lo bien que le avía ministrado en sus mayores trabajos, en tantas y tan felises idas a Roma y en dividir las aguas del Jordán que impedían el curso y el progresso de la reforma, y esto es la separación de las dos familias que alcançó Roca en Roma.

[Segueix, ratllat Sabido lo tocante a la historia del santo báculo, no es bien se ignore quán milagroso se ha mostrado en toda Barcelona, manifestando su virtud en librar las señoras de sus peligrosos partos. No referiré las maravillas que en esto á obrado, que fuera detenernos mucho. Baste saber que está tan acreditado en esta parte que con tanta porfía lo previenen para estas ocasiones que apenas para en el convento. Y en otros géneros de necessidades se ha experimentado también milagroso, como [ha sucedido a] un señor obispo d’esta ciudad.]

100. Un señor obispo d’esta ciudad que, estando para recibir el viático, se pasmó y quedó echo un tronco, sin sentido ni movimiento alguno, hallándose todos afligidos de tan lastimoso caso, le truxeron con presteza el santo báculo y con su contacto bolvió luego en sí y pudo recibir los santos sacramentos.

Més que no discutir l’autenticitat d’un relat de to llegendari com aquest, interessa destacar el paral·lelisme que Joan de Sant Josep ha establert entre la donació del bastó i l’episodi bíblic d’Eliseu recollint el mantell d’Elies quan aquest puja al cel en un carro de foc (2Re 2,9-15); el mateix mantell amb què Elies acaba de dividir les aigües del Jordà (2Re 2,8), episodi que al text es compara amb les gestions romanes de Roca per a l’autonomia dels descalços, obtinguda el 1580 amb el breu “Pia consideratione”. Tot i la confiança dipositada per l’orde en Roca en missions diplomàtiques com aquesta, el cronista era conscient que el frare de Sanaüja havia quedat fora del repartiment de l’herència teresiana –per un rigorisme excessiu o perquè no tenia “do de govern”, com li retreia la santa? Per “cruel” i “catalán”, acusacions que se li van fer durant el seu rectorat a Baeza perquè havia ordenat que s’enterrés de nit el seu homònim Juan de Jesús Orihuela a fi d’evitar la profanació del cadàver? “No tengo otra cosa que darle”, havia dit Teresa. Però Joan de Sant Josep, recorrent al paral·lel bíblic, reverteix el sentit de la frase per suggerir no tans sols una legitimació, sinó un traspàs de poders de Teresa –figurada en el profeta Elies, el primer sant carmelita– en la persona del fundador a Catalunya, “dexando acreditado al venerable padre por su Eliseo”.

Un cop proveït d’aquesta autoritat, segons Joan de Sant Josep, i just abans d’entrar a fundar a Barcelona, Roca contempla la ciutat amb els seus companys d’orde i pronuncia una arenga, escrita a l’estil de les elaborades orationes que els historiadors humanistes havien recuperat dels seus precedents grecollatins i que no podien faltar en qualsevol història que es considerés digna d’aquest nom, segons un concepte retòric del gènere que tot just començava a ser discutit. El discurs posat en boca de Roca repassa breument per als “estrangeros” –els frares castellans que l’acompanyen– els tòpics més importants de la historiografia sobre Barcelona, des dels orígens mítics fins a l’actualitat, i uneix indissolublement el futur de la ciutat amb el nou orde:

27. Pero quando llegaron a descubrir la ciudad de Barcelona, bolviéndose el venerable padre a los compañeros, les dixo: “Ea, mis padres, éste es el theatro de nuestras jornadas, porque en él avemos de representar el fin a que caminamos y executar nuestros intentos. Esta es la cabeça d’este noble Principado que á de dar principio a nuestros trofeos. Antigua, noble, rica y piadosa es: no se negará a favorecernos. Amena, dilatada y populosa es: gustosa nos podrá ser su habitación”. Dicho esto, como quien hablava con estrangeros, añadió: “Y si quieren saber qué es Barcelona, oygan, que en breves palabras ceñiré largas historias. Fundóla en este sitio Hércules Lybico, hijo de Ossiris, rey de Egipto, mil y sietecientos años antes de la venida de nuestro Redemptor al mundo. Fue muy estimada de los emperadores romanos. Los reyes godos la eligieron por su metrópoli y después fue silla de onze reyes de Aragón. Tanto pesó esta ciudad en la estimación de Carlos V que solía dezir que más estimava el ser conde de Barcelona que emperador de romanos. Por lo qual, y por premio de sus proesas, la han honrado los reyes cathólicos con grandes y singulares gracias y privilegios. Y como el país es fértil y el commercio por el mar abierto y los vezinos industriosos, ha ido siempre en aumento, como se ve oy opulenta en riquezas y sumptuosa en edificios. Esta es Barcelona, entrémonos a su noble abrigo, que confío en Dios que, si en otro tiempo se llamó Favencia por favorecida de los romanos, ha de renovar aora este nombre por favorecedora de los carmelitas”. (Annales, p. 11; cf. Historia, p. 43)

La presència del bàcul de Teresa de Jesús a Barcelona, retornat al convent de Sant Josep el 1620, serà un símbol del lligam entre la ciutat i la santa –que no hi va posar mai els peus– a través del seu Eliseu, el fundador Roca. Seguint la lògica del discurs, el bastó es converteix en una de les relíquies més importants del convent i protagonitza molts miracles a Barcelona; ja n’hem vist un parell. El definitiu, però, que rubrica aquell lligam, té lloc l’estiu de 1697 quan, durant el priorat del mateix Joan de Sant Josep, la ciutat és assetjada i bombardejada per les tropes franceses del duc de Vendôme. La simple presència del bàcul teresià i d’unes relíquies del carmelita Domingo de Jesús María (Ruzola) –el taumaturg, recordat pel seu pas per Catalunya i, sobretot, per l’entrada triomfal a Praga com a legat pontifici després de la victòria dels exèrcits imperials contra els protestants a la batalla de la Muntanya Blanca, el 1620–, disposats estratègicament l’un i les altres al terrat de Sant Josep, mirant cap a les dues línies del setge francès, desvia la pluja de projectils i deixa intacte el convent, salvat dels danys soferts per altres edificis de la ciutat. El cronista, inicialment incrèdul davant del relat que els seus frares li havien fet del miracle, acaba donant crèdit als testimonis seglars que han observat el fenomen des de diferents punts de la ciutat i recull l’anècdota en una cèdula autògrafa relligada entre les p. 118 i 119 del manuscrit de la Historia, però que ja és incorporada, refosa, al cos del text dels Annales (p. 32). D’aquí la transcric:

104. No dexaré de referir aquí, para mayor veneración d’estas santas reliquias, lo que esperimenté el año 1697, hallándome indignamente prelado d’esta casa de Barcelona, viniendo a sitiar la ciudad los franceses, siendo su general el príncipe de Bendozme. Venía con grande aparato por mar y por tierra, y la voz común publicava que avía de llover fuego sobre Barcelona. Como no soy de los valientes, temí mucho la ruina del convento, sabiendo no ay resistencia para las bombas y hase de implorar el auxilio del cielo. Con el santo Niño del noviciado y toda la comunidad hize una processión por todo el convento para que su Magestad lo bendixesse. Y subiendo a la açutea, puse allí fixo el báculo de nuestra santa madre a la parte que mira al mar, y la capa y correa del venerable padre fray Domingo de Jesús María a la parte que mira a tierra, suplicándoles nos defendiessen el convento de las bombas de mar y tierra. El sitio fue tan horrible que no se á visto otro de más fuego, assí de dentro la ciudad como de fuera. Passadas de veynte mil bombas le tiraron los enemigos y las balas de artillería no tienen número. Mucho daño hizieron en la ciudad y en muchas iglesias y conventos (aunque no fue tanto como se pensava y como prometía tanto incendio) pero, a Dios gracias, a nuestro convento no llegó bomba alguna, aunque cayeron algunas bien cerca. Pero el mayor prodigio fue que muchos religiosos de casa vieron que algunas bombas venían a caer sobre el convento y antes de llegar se rebentaron y otras, que aún es mayor prodigio, cayendo perpendicularmente sobre el convento, antes que llegassen torzían el camino y cayan en otras partes. Dezíanmelo los religiosos que lo vieron y no lo acabava de creer hasta que personas seculares de todo crédito me asseguraron averlo ellos también visto y notado, estando en diferentes partes distantes del convento.

(He publicat aquesta entrada al blog Castell interior el 2/12/2014)

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s